Translate

13 de mayo de 2017

Vivimos en un mundo donde está bien politizar todo, dónde se mantienen viejas luchas sin conocer a veces su sentido.
Donde se juzga a una persona por sus creencias, por sus ideales, por su sexualidad y no por ser, bueno, simplemente persona.
Donde la televisión nos muestra a mujeres como ganado y se normaliza.
Donde las redes sociales sirven para comercializar cada aspecto de nuestra vida. Donde Gran Hermano a alcanzado nuestros teléfonos y ahora nosotros también retransmitimos en directo.

Donde está bien vestirse de una forma pero no de otra. Dónde llevar maquillaje es bueno, donde llevar maquillaje es malo. Donde debes seguir las nuevas tendencias y también tienes que ser diferente, aunque luego se señale al diferente y al que sigue las tendencias.
Un mundo donde no se debe valorar el dinero pero luego la gente se muere de hambre. Donde cada año sale un iPhone nuevo pero aún no se ha desarrollado una cura contra el cáncer.

Un mundo donde se ataca a cualquier religión no por sus valores, sino por la imagen que se representa. Y donde tampoco parece comprenderse que no tener dios ni religión no es ninguna pena.
Donde damos la cara por causas nobles que no llevamos a la práctica. Donde nos colgamos medallas si actuamos bien, pero si lo hacemos mal no afrontamos las consecuencias.

Donde estar gordo está mal, donde estar delgado está mal, donde tienes que ir al gimnasio y comer sano pero no demasiado, que si no te obsesionas.
Donde animamos a las niñas a ser modelos y a los niños a ser futbolistas. Dónde si no te gusta la fiesta eres un raro pero si te gusta demasiado eres un vago. Donde una mujer es "puta" a ojos de las propias mujeres y donde si sales a la calle en falda te arriesgas a recibir... ¿Piropos? Aunque bueno, si eres hombre ni se te ocurra usar una falda.

Donde las oportunidades escasean y se han creado clases para separar bien al que se encuentra en la cima del que está debajo. Y donde la suerte no se reparte por igual en todas partes.
Vivimos en un mundo donde todo tiene que tener un sentido, una dirección.
Donde la educación se ha pasado de moda y donde nunca se ha llevado el respeto mutuo.
Donde nos discriminamos los unos a los otros y abogamos por unos valores que no nos representan.
Un mundo donde la doble moral nos dirige y donde llevamos la hipocresía por bandera

No hay comentarios:

Publicar un comentario