Translate

9 de mayo de 2015

Nos gusta perder las costumbres,
lo bueno,
lo que siempre sería.

Nos gusta quedarnos abajo,
hundirnos
y limitarnos
a ser un simple suspiro
lleno de melancolía.

Nos gusta la falta de chispa,
buscar el inconformismo
aunque quede magia.
Torcerle al Sol la sonrisa,
encontrar penas donde no las haya.

Nos regodeamos en la ira,
nos fascina el poder de un impulso,
saltar al vacío y disparar la adrenalina.

Ser una bala,
juez y víctima bajo la guillotina.
Doliente y dañino como aguja que se clava,
como silencio que aniquila.

Disfrutamos con las dudas,
nos alimentan nuestras propias mentiras.

Hacemos del vacío una intensa nada
que atrapa,
que absorbe,
que fascina.

Tenemos dardos con dirección fija,
nos colocamos medallas que nunca hablarán de nuestra vida.
Usamos veneno que sustituye cualquier morfina.
Y ni somos buenos, ni queremos que nadie nos corrija.

Nos pueden las ganas, pero un puñal nos atraviesa las costillas
y la bilis acaba ahogando todo resto de valentía.

Somos cobardes y las excusas son el mejor escudo para nuestra agonía,
y los sueños nos comen.
Los monstruos nos acunan cuando tenemos pesadillas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario