Translate

13 de junio de 2015

Tengo un monstruo
que me aniquila,
que me devora,
que disfruta acariciando mis entrañas,
arañando cada ápice de bien que se aparezca.

Tengo un monstruo
y se mofa;
tengo un monstruo que se burla en mi cara,
con sorna, con guasa.
Disfruta y ríe cuando me humilla
y nunca se calla.

Tengo un monstruo molesto,
tedioso;
que no se cansa de torturarme desde lo más profundo.
Para el que nunca es suficiente la matanza.
Que busca lucha,
que hiere y daña.
Que me arrastra hasta su cueva y me perturba,
me atrapa en la oscuridad y me amordaza.

Tengo un monstruo
que cada mañana me da los buenos días entre mis sábanas.
Que duerme conmigo y me acompaña en todas,
las mejores y las peores de mis pesadillas.

Tengo un monstruo que me mira con ojos de cordero,
que me engatusa y me engaña,
que me enrola,
que me lleva donde quiera que vaya.
Que me acompaña donde sea que yo vaya.

Tengo un monstruo enamorado,
un monstruo enganchado en mi espalda,
un monstruo apresado en mi risa,
en mi sonrisa,
y en todo gesto vital que haga.

Tengo un monstruo poeta
que se sube a mi oreja y me canta.
Que escribe para mi los mejores versos,
que me susurra estrofas desde la almohada.

Tengo un monstruo
que me abrasa,
que me quema las cosquillas
y me funde las palabras.

Tengo un monstruo que es artista,
y me pinta negras las mañanas.
Que es asesino y entre mis sueños,
mata a la luna y la esconde en mi cama.



No hay comentarios:

Publicar un comentario